CUALQUIER PARECIDO CON SU REALIDAD, NO ES COINCIDENCIA

CUALQUIER PARECIDO CON SU REALIDAD, NO ES COINCIDENCIA

¿Algún médico pudo conectar de forma rápida y fluida con sus pacientes durante esta crisis?

La siguiente historia probablemente tenga algunas similitudes con su realidad, así es que CUALQUIER PARECIDO CON SU REALIDAD, NO ES COINCIDENCIA

“Jaime es un médico especialista que hace varios años trabaja en una clínica privada y parte de su tiempo laboral, también lo dedica a un centro médico mediano en la misma ciudad.

En la clínica siempre han tenido un trato amable con él, veía cientos de pacientes en la consulta cada mes y su nombre siempre tenía un espacio en la tabla de pabellón.

No vamos a revelar sus honorarios pero sí vamos a señalar que por cada consulta en la clínica debía entregar entre un 5% y un 30% de sus honorarios y en el centro médico también sus consultas tenían una comisión de un 20%… Todo normal hasta aquí.

Testimonio

A mediados de marzo de este año y de un día para otro, Jaime se enteró por correo que la clínica había suspendido todos sus pabellones programados por instrucción del gobierno y que además su horario de consulta en la clínica se redujo al mínimo. Horas después, aquel centro médico de la ciudad también le informó que suspenderían todas las atenciones hasta nuevo aviso. CUALQUIER PARECIDO CON SU REALIDAD, NO ES COINCIDENCIA.

De un día para otro Jaime quedó confundido, simplemente no podía trabajar a no ser que lo llamaran para una cirugía de urgencia. Conversó con varios colegas y algunos descansarían en sus ahorros mientras pasa la crisis y otros ya estaban buscando ejercer la telemedicina. Zoom era “la niña bonita” del baile hasta se supo la noticia de su vulnerabilidad…

Así las cosas, Jaime llamó a la clínica para conseguir los datos de sus pacientes que tendría en la semana para contactarlos, pero la clínica le informó que estaban en proceso de levantar un sistema de videollamadas y que pronto lo contactarían. Lo mismo solicitó al centro médico pero ahí la respuesta fue más tajante.. `no se puede´.

Pasaron los días y la clínica no le respondía, no tenía acceso a los datos de contacto de sus pacientes y algo le decía que tampoco los tendría en el corto plazo. Se armó de valor y publicó en su cuenta de Facebook que atendería por Zoom y que tenía disponibilidad horaria. Sus familiares y amigos le dieron unos “likes” y algunos compartieron su anuncio, pero el impacto fue mínimo.

Jaime se cuestionó algo muy básico… ¿por qué razón no puedo tener acceso a los datos de mis propios pacientes? ¿Cómo me conecto con ellos sin pasar por la clínica o el centro médico? … ¿Debo pagar el mismo % de comisión a la clínica si atiendo a un paciente por videollamada desde el sistema de la clínica?

Hace unas semanas Jaime recibió el consejo de un colega amigo, “llámalos y mira cómo me resolvieron el mismo problema”…

Historia Real

Esta historia es real y obviamente no revelaremos el nombre del médico que nos contactó, pero existen muchos especialistas con los cuales trabajamos y nos recomiendan con tranquilidad. CUALQUIER PARECIDO CON SU REALIDAD, NO ES COINCIDENCIA

Iniciamos esta empresa hace 7 años con el foco centrado en solucionar los problemas a los médicos y si bien nuestra publicidad como empresa no es la más agresiva, preferimos esto, el contacto directo y la recomendación. Conocenos acá.

Si estás en una situación similar a la de “Jaime” y necesitas conectarte con tus pacientes a través de plataformas digitales, incluyendo fichas clínicas, agenda web y videollamadas, puedes contactarnos al correo mario@marketingmed.cl o simplemente dejando tu comentario.

 

Existen cientos de sistemas de agenda y agencias de marketing, pero nosotros hacemos que tu experiencia sea diferente.

Gracias por leer hasta acá.

Mario Parra H.
Socio Director Marketingmed